Av Júlio de Mesquita, 199 Campinas SP | +55 19 3254.1329 - 3253.5865

Compensación

¿ Pagar el Cargo o la Persona ?

  • Este es un viejo axioma que de vez en cuando vuelve a la discusión y actualmente, pasa a ocupar cada vez más espacio en la agenda de los gestores, en relación a la forma de pagamento, es decir, ¿reconocer y valorizar la complejidad relativa de las funciones independientemente de las personas? ¿ o sería mejor identificar y evaluar las competencias de las personas que ocupan la misma función o proceso y definir a partir de este mapeo el nivel salarial, teniendo como referencia los parámetros identificados y evaluados en el mercado?.

    Esta situación no es nueva dentro del ambiente de remuneración, pero cada vez está llamando más la atención, considerando que la gran mayoría de las empresas han reconocido la competitividad de las personas, constituyéndose de esta manera el diferencial del suceso o no de la calidad en la gestión de los negocios.

    Por tras de este desafío, se encuentra la legislación vigente que no permite de una manera clara que las empresas puedan valorizar a las personas, dejando con eso un espacio a los trabajadores pasivos ( paradigma salarial) que constituye el gran temor de los gestores.

    Paradójicamente a este hecho, si nos enfocamos estrictamente al ambiente de trabajo, cuando las personas que desempeñan funciones semejantes se comparan, sin duda que “ven” las diferencias sensibles de la competencia existentes dentro del equipo, pero pueden no percibir la contrapartida salarial. Es decir un funcionario que ejerce la función agregando mayor valor a los procesos acaba teniendo el mismo nivel salarial de que un funcionario que trabaja en la misma función pero presenta menor resultado/ desempeño.

    Para avanzar en este escenario es necesario una profunda y eficaz evaluación de la realidad interna, nivel de reconocimiento requerido, evaluación de los riesgos, formación de sociedades, y una estratégica gestión bien trabajada, de esta forma es  posible tomar el modelo menos vulnerable en relación a la legislación vigente, es decir
    minimizar los posibles efectos de riesgos potenciales.

    Con respecto a este asunto se podría navegar dentro de algunas alternativas, envolviendo los escenarios de remuneración, que podrían ser practicados. Entre ellos, es posible destacar las siguientes cuestiones :

 

  • Valorizar y reconocer el salario base.
  • Valorizar y reconocer o salario variable, a través de bonos, participación en los lucros o resultados, premiación, abono, entre otros
  • Valorizar y reconocer la remuneración indirecta, considerando el paquete de beneficios
  • Otra, en función de la realidad de su organización.

    Cada modalidad acaba por requerir una estrategia específica, sostenida por pilares y políticas consistentes y transparentes, dirigida principalmente a lograr los objetivos previamente establecidos.

    Un buen consejo que puede ser utilizado para apoyar el modelo, es la actuación del área de recursos humanos directamente con los gestores de la organización  haciendo un plan de participación, desarrollando debates y finalmente alineando el nivel de entendimiento de la estructura del modelo y haciendo un soporte para una comunicación eficiente, que alimente un canal consistente de retroalimentación o información que sin duda ayudará en las acciones preventivas o correctivas que deben ser tomadas.

    En general un programa de esta naturaleza debe impregnar todas las funciones de la organización, sin embargo se recomienda la implantación por grupos o familias de cargos, para que sea posible evaluar con más precisión la eficacia del proyecto.

    Se sabe que existe este gran desafío, y las barreras podrán aparecer en mayor o menor grado teniendo en cuenta la etapa de cada organización y la cultura local existente.

    La identificación del modelo más adecuado para su empresa, el mapeo y la evaluación de todas las etapas presente en el proceso, así como la evaluación de los puntos críticos y el plan de acción necesario para equilibrar los riesgos y el dimensionamiento de los recurso necesarios ( personas, logística, inversiones, entre otros) serán sin duda esencial para la implementación de que este proyecto se lleve a cabo con el mayor éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *